El “NO” detiene el acuerdo de paz en Colombia

A man holds a Colombian flag after Colombia's government and Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) rebels reached a final peace deal on Wednesday to end a five-decade war, in Bogota, Colombia, August 24, 2016. REUTERS/John Vizcaino - RTX2MXW1

Tras cuatro años de reuniones y negociaciones en la Habana – Cuba, el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (F.A.R.C) han llegado a un acuerdo de paz que pondría fin a un conflicto armado en el país cafetero que cuenta con más de 5 décadas de existencia. Dicho tratado que llevó las rúbricas de los involucrados en el proceso, fue un hecho histórico para todos los colombianos. Sin embargo, en una consulta hecha recientemente a los ciudadanos, una mayoría no tan amplia decidió no aceptar dichos acuerdos, por lo que vale la pena repasar en contra de qué votó la población.

La promesa de dicho acuerdo es la paz verdadera y duradera, la cual implicaba planes de desarrollo agrícola para las zonas en guerra, deposición de las armas, entrega de los menores de edad reclutados en el ejército de las FARC y a cambio de ello se le otorgarían garantías para ejercer posiciones políticas en general, además de amnistía a los integrantes del ejército guerrillero que lo ameriten.

El jefe de la guerrilla Rodrigo Londoño, alias Timochenko pidió perdón a las víctimas del conflicto, pero por lo visto esas palabras no fueron suficientes para convencer a aquellos que exigen otros acuerdos de paz. Los impulsadores del NO enérgicamente manifiestan su apoyo y más ferviente deseo de una Colombia pacifica, pero no están de acuerdo en los términos que han dispuesto dentro del acuerdo, en su mayoría exigen que los crímenes de lesa humanidad que han cometido los insurgentes sean castigados con todo el peso de la ley y que no sean absueltos como lo pretendía el acuerdo firmado.

Ahora, tras no haber sido aprobado se presentan varios escenarios, entre ellos la renegociación promovida por el senador Uribe en donde demanda primeramente una cuidadosa revisión de los acuerdos para que se reevalúen los puntos de justicia, aunque algunos estudiosos del tema dudan que las FARC acepten estos términos.

Este momento histórico del pueblo colombiano aún se encuentra en pleno desarrollo, con diferentes puntos de vista y opiniones pero un solo objetivo; dar fin al conflicto.